Vínculo

Nada está perdido, nada lo está,

me encontrarás entre todas mis letras.

No soy lo que imaginas, no lo soy,

te amo porque no odio con todo mi ser.

Búscame aunque esté acá;

porque falta que leas mi pasión,

¡pero búscame por Dios!

Recoge las últimas cenizas de mí

para ponerlas en los próximos cuentos;

te hablaré desde donde esté y sí te hablaré.

Cuento incluido en el libro El Abra

@Aristides U. Palacios

Compartirlo desde aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.